15 jun 2017

Novedades, Social Media

Objetivos de una estrategia de Social Selling

SOCIAL SELLING: UN CAMBIO EN EL USO DE LAS REDES SOCIALES

Las redes sociales no tuvieron en sus inicios una función de marketing. Por el contrario, fue con su poder de aceptación y con su rapidez e inmediatez que adquirieron tal uso.

Durante algún tiempo, su labor fue la transmisión de información sobre las marcas, las ofertas de un producto o incluso las noticias más destacadas que se generaban en un mercado específico.

Las empresas más inquietas en este sentido llegaron a usarlas como un vehículo para buscar información sobre los consumidores y mejorar aspectos como la atención al cliente. Sin saberlo ni querer anticiparse, pusieron la primera piedra de lo que ahora conocemos como social selling. ¿Quieres conocer sus objetivos?

¿QUÉ OBJETIVOS PERSIGUE UNA ESTRATEGIA DE SOCIAL SELLING?

Antes de seguir, es necesario dejar en claro una cosa: en el enfoque de social selling, las redes sociales no son canales de venta directa. Es decir, no se trata de publicar las ofertas de nuestro producto en Facebook, Twitter o Instagram.

Más bien, la meta es convertir estas plataformas en vehículos que te ayuden a obtener información sobre el mercado, los clientes, las ofertas de los competidores, los precios, las oportunidades de negocio, entre otros aspectos. Aunque parece algo complejo, el secreto es simplemente saber trasladar el marketing tradicional a las redes sociales.

A la hora de hacerlo, es indispensable tener en cuenta las tres acciones básicas que componen la columna vertebral de una estrategia de social selling. Repasémoslas:

1. INVESTIGACIÓN:

Herramientas como Google Alerts, Tweetdeck o InsideView te ayudan a saber qué es lo que está pasando exactamente en tu escenario comercial. Gracias a ellas puedes conocer a fondo las dinámicas de cada mercado y vigilar tanto a nuestros clientes como a los competidores. Lo más importante es identificar aquellas conductas, comportamientos o cambios que se salgan de lo habitual.

2. CONEXIÓN:

Todas las plataformas o recursos digitales con los que cuentes deben servir para establecer un vínculo con quienes nos interesa. No dudes en pedir información a los clientes; cuánto más sepas de ellos, mayores serán tus probabilidades de obtener un puesto de vanguardia en el mercado.

3. COMUNICACIÓN:

Las redes sociales tienen sentido si a través de ellas logramos acercar a los clientes o al público que nos interesa. Para ello, no solo es importante saber lo que les interesa y necesitan sino, además, proporcionarles contenido de valor. Dicho contenido debe ser atractivo, sencillo de entender y, sobre todo, que de paso a un proceso de compra rápido y eficaz.

El social selling no tiene sentido como método de venta directa. Lo tiene, en cambio, si comprendes que las redes sociales pueden ayudarte a estrechar aún más tu vínculo con los clientes u obtener valiosa información sobre lo que está ocurriendo en el mercado.

Ver fuente