5 mar 2018

Social Media, Technologies

¿Qué es el 5G y cómo te cambiará la vida? Todas las claves

Como la historia de Pedro y el lobo, llevamos años escuchando que el 5G, la evolución del 4G, nos va a cambiar la vida. Lo que hasta ahora era pura teoría, este año durante el Mobile World Congress se ha hecho realidad, y los primeros productos comerciales ya están listos para su venta durante el 2018. El lobo ha llegado. La aprobación en diciembre del estándar del núcleo del 5G por el 3GPP, el regulador oficial de esta tecnología, ha hecho que las primeras pruebas precomerciales ya se estén llevando a cabo, como la pionera llamada punto a punto con 5G que tuvo lugar en España, organizada por Vodafone y Huawei hace dos semanas.

"Quien se imagine el 5G como la evolución que fue el 4G está equivocado. El 5G es una revolución mucho más amplia, que lo cambiará todo", explicaba hace dos semanas el director general de Vodafone para Catalunya, Albert Buxadé, en un acto en Castelldefels. Ese día, precisamente, el operador lograba establecer la primera llamada del mundo sobre 5G, después de que en diciembre se estableciesen los estándares de radio para esta tecnología.

La quinta generación de telefonía móvil empieza a ser ya una realidad. Definidos una parte de los estándares, comenzará el trabajo de fabricantes y operadores para desarrollarlo e implementarlo. Enrique Blanco, responsable de tecnología, redes y sistemas de Telefónica, afirmó en el MWC que llevan cinco años trabajando en la llegada del 5G, y que actualmente su equipo dedica el 50% del tiempo a esa tecnología.

LOS CAMBIOS

El 5G supone numerosas mejoras respecto a la anterior generación, lo que abrirá un mundo de posibilidades. "Con el 5G pasaremos de estar conectados solo las personas a que todo esté conectado", destacaba en la feria Tomás Alonso, director de ingeniería de producto de Orange España. Ese "todo" significa que gracias a las ventajas del 5G, será factible que cualquier objeto incluya sensores y conectividad para comunicarse con el resto de objetos.

Así, el 5G implica, primero, una mejora de la velocidad: si con el 4G se lograba una velocidad de descarga de 150 megas por segundo, se pasará a hasta 20 gigas por segundo. Ello abre un mundo de posibilidades: desde la visión en vivo de vídeo 4K HDR a la computación a distancia, es decir, no se necesitará instalar gran cantidad de procesadores en algunos objetos porque la computación se podrá hacer en la nube.

Después, el 5G también trae consigo un descenso de la latencia, es decir, el tiempo que transcurre entre que se da una orden y esta transcurre. En este sentido, la caída es de los 50 milisegundos del 4G a entre uno y cinco del 5G. En situaciones como una operación remota hacer una incisión en el momento adecuado es vital; o en la conducción a distancia, frenar antes o después puede significar tener un accidente.

MÁS CONEXIONES

Otra de las ventajas del 5G es la cantidad de dispositivos que se pueden conectar a la red, una variable que en este caso pasará de los 10.000 dispositivos por kilómetro cuadrado a un millón. Este hecho, sumado a otra de las mejoras del 5G, la eficiencia energética, permitirá otro significativo avance: convertir en real promesas como las ciudades conectadas o el coche autónomo. Colocando sensores en todo tipo de objetos, se puede lograr tener monitorizada cada esquina de las ciudades. Si estos se ‘hablan’ entre ellos, se puede lograr una mejora de la vida de los ciudadanos, que los coches puedan navegar de forma autónoma, menos accidentes...

Por último, el 5G permite también implementar redes virtuales (network slicing), es decir, dar características concretas a una parte de la red, de tal manera que se pueda, por ejemplo, ajustar una latencia mínima para conexiones de emergencia y, por el otro, gran velocidad de descarga para los usuarios comunes. "El 5G será diferencial con respecto a tecnologías anteriores porque es una nueva red basada en software, programable, flexible, escalable, eficiente y abierta", dijo Blanco.

Sin embargo, no todo son ventajas. Los móviles, que comenzarán a aparecer a mitad del 2019, se encarecerán entre 150 y 250 euros, según Blanco. Además, el despliegue supondrá una gran inversión por parte de las operadoras, lo que implica que podrían repercutir ese coste en los precios de los servicios.

Ver fuente